Enano de Montaña

Idioma: Enano.
Regiones Comunes: La Espina del Mundo, La Gran Ciudadela, El Trono del Rey, Los Cinco Picos.
Deidades Comunes: Thorag
De porte gallardo y estoico, los Enanos de Montaña son figuras misteriosas en Thelara. A diferencia de sus primos de Colina, estos enanos mantienen la imagen milenaria del enano tradicional. De barbas largas adornadas con anillos de bronce, plata u oro, cuerpos musculosos y posturas toscas, portando ropas y armaduras con patrones y diseños complejos, es fácil sentirse intimidado por uno de estos enanos en más de una ocasión.
El origen de los Enanos de Montaña se remonta a los albores de la Primera Edad de Thelara, donde los primeros enanos cavaban bajo tierra bajo el vigilante ojo de Thorag, el Creador. Durante siglos, los enanos cavaron millares de túneles y construyeron enormes ciudadelas y baluartes subterráneos, conectando por completo las tierras subterráneas de Thelara y declarándola sus dominios personales. Thorag mismo daba sus dones a los enanos más sabios, a los más fuertes, y a los más creativos, convirtiéndolos en los primeros Parangones; estos enanos llevarían la voluntad de Thorag y serían sus manos para moldear el gran imperio Enano.
Con la creación de los Parangones, la sociedad enana empezó a estructurar un complejo sistema de castas, donde los méritos y hazañas de los clanes serían recordados por milenios, dándoles beneficios y reconocimiento dentro de toda la sociedad, mientras que los clanes rezagados quedarían como simple mano de obra para las familias nobles.
Cerca del final de la Primera Edad, un Parangón había recibido una visión de Thorag, que les dictaba iniciar una Búsqueda por el Cielo. Esta enorme migración creó a los primeros Enanos de Colina, que serían los exploradores y colonizadores del mundo de la superficie.
Sin embargo, una tragedia sucedió en los túneles más profundos. En su afán de encontrar riquezas en lo más profundo de Thelara, los enanos despertaron un mal ancestral. Con la amenaza emanando desde los caminos de las profundidades, los Parangones tomaron la terrible decisión de sellar las salidas para que el mal no alcanzara a la superficie. Tras siglos en guerra, los Enanos de Montaña mantuvieron las líneas de defensa ante la amenaza de las profundidades, perdiendo en el proceso docenas de ciudadelas ante las criaturas de la profundidad.
Recientemente la amenaza se ha reducido, dando paso a la re-apertura de las puertas de la superficie, dejando a los Enanos de Montaña la oportunidad de ver por primera vez el mundo exterior, re-encontrándose con sus primos perdidos y las demás razas de Thelara.

Enano de Montaña

El Retorno de los Dragones EddyMarquez